Temía ser desaparecida al igual que otras 400 mujeres no localizadas en Jalisco

Una joven de 23 años que fue “levantada” por policías investigadores el pasado viernes 5 de junio compartió su testimonio. Comentó que vivió su peor pesadilla porque pensó que la iban a desaparecer, como ocurrió con otras 400 mujeres que no han sido localizadas en Jalisco.

Ella indicó que antes de ser retenida alcanzó a llamar a su papá. Luego un policía forcejeó con ella y le quitó el aparato; en seguida varios hombres la subieron a una camioneta y la llevaron a las instalaciones de la Fiscalía del Estado de la calle 14. 

“De pronto llegó una camioneta blanca, se bajaron dos personas diciendo que eran policías, yo alcancé a hablarle a mi papá por teléfono, cuando el policía se me acercó, me arrebató el teléfono de la mano, entonces me empezó a jalonear, me estaban intentando colocar esposas pero yo no me dejaba, de pronto llegaron otras dos camionetas con entre 10 y 15 policías, estaban vestidos con chalecos antibalas, manga larga y pasamontañas negros. Me cargaron y me aventaron en la parte de atrás de la camioneta, nos llevaron todo el camino presionándonos la cabeza para que no la alzaremos y a mí me iban pegando en el brazo y diciendo ¿para qué lloras si viniste aquí en un principio?”, narró.   

Durante el lapso que estuvo privada de su libertad su padre no paró de llamarla sin éxito. 

“Me quitaron mi mochila, revisaron mis cosas, me pidieron que les diera la contraseña de mi celular y empezaron a revisar todos mis mensajes. Yo todo el camino estuve llorando y en la fiscalía también estaba llorando, yo no paré de llorar en ningún momento”, contó.

Refirió que luego la subieron a otra camioneta, una tipo van, sin placas, con el logotipo de “Panadería”, junto a otras 15 mujeres, a quienes bajaron de dos en dos en diferentes puntos, a ella la dejaron en el cerro Del Cuatro. 

“Yo estaba muy, muy nerviosa, con mucho miedo porque estamos en un país con muchas historias de desaparición, con muchas historias donde de pronto detienen a alguien, lo suben y aparece muerto en un basurero. Entonces cuando yo vi que la camioneta ni siquiera era de algo alusivo a la policía, me asusté muchísimo, yo creí que me iban a matar y que me iban a ir a aventar a no sé dónde”, manifestó.

La jovencita reseñó que al otro día en la madrugada le llamaron a uno de los teléfonos de sus familiares, le ofrecieron entregarle el aparato que le retuvieron los policías. La voz que le habló, argumentó que era otra manifestante que se había encontrado el dispositivo durante la protesta, ella no aceptó acudir al encuentro porque la aplicación de localización del celular marcaba que el móvil todo el tiempo estuvo y estaba, hasta ese momento, en el interior de la Fiscalía del Estado.  

Elizabeth Rivera Avelar 

La joven narró que la bajaron de una camioneta similar a ésta, con logotipo de «Panadería».
El copiloto de este vehículo trae una manopla y una codera como las que portaban los elementos que detuvieron a la joven que comparte este testimonio.

El testimonio de éste caso lo puedes escuchar a continuación.