Suman 60 muertos en Gaza por represión israelí; se temen más disturbios.

Grupos de palestinos se congregaban el martes en la Franja de Gaza para los funerales de decenas de personas muertas en ataques de tropas israelíes en la víspera, mientras en la frontera con Israel los efectivos tomaban posición para responder al último día de una agitada campaña de protestas.

Los actos de violencia del lunes en la frontera, que tuvieron lugar en momentos en que Estados Unidos abría su nueva embajada en Jerusalén, resultaron en la jornada más letal para los palestinos desde el conflicto del 2014 en Gaza.

El número de muertos subió a 60 durante la madrugada después que un bebé de ocho meses falleció al inhalar gases lacrimógenos el lunes, según su familia.

Más de 2 mil 200 palestinos también se vieron afectados o fueron heridos por gases o en tiroteos.

Líderes palestinos han dicho que los eventos del lunes constituyeron una masacre, mientras la táctica israelí de usar munición real contra los manifestantes ha despertado preocupación y condena en todo el mundo.

Israel afirma que actúa en defensa propia para resguardar sus fronteras y comunidades. Su principal aliado, Estados Unidos, respaldó esa postura y ambos dijeron que Hamas, el grupo islamista que gobierna el enclave palestino, instiga la violencia.