Sin el pago de sus terrenos y con deficiencias viven habitantes desplazados por presa El Zapotillo

A causa de la construcción de la presa El Zapotillo, muchos habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo fueron víctimas de desplazamiento forzado, ante hostigamientos y la amenaza de que sus comunidades serían inundadas, como documentó la Comisión Estatal de Derechos Humanos, por lo que actualmente viven sin garantías y sin que les fueran pagadas sus tierras, señala la integrante del Instituto Mexicano para el desarrollo Comunitario, María González.
«LA COMISIÓN ESTATAL DEMUESTRA QUE HUBO DESPLAZAMIENTO FORZOSO Y ESA ES UNA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS TOTALMENTE GRAVE, LAS CONDICIONES ACTUALES SON VIOLATORIAS A LOS DERECHOS HUMANOS PORQUE NO SE LES HA PAGADO, PORQUE NO SE LES DOTÓ DE TIERRAS DE CULTIVO, PORQUE SABEMOS QUE EN EL PREDIO DE TALICOYUNQUE LA GENTE RECIBE AGUA EN PIPAS, CADA TERCER DÍA, PORQUE NO TIENEN MEDIOS DE TRANSPORTE, Y EN EL CASO DE (NUEVO) ACASICO, PUES ES LA MISMA SITUACIÓN».
Derechos Humanos exige a las autoridades reparar los daños a las personas desplazadas, darles apoyos económicos para empleos, títulos de propiedad, tierras para cultivo y cumplir los Principios Básicos y Directrices sobre los Desalojos y el Desplazamiento Generados por el Desarrollo, señalados por la Organización de las Naciones Unidas.