Se manifiestan en casa Jalisco para exigir mayor protección al bosque de la primavera

Integrantes del Colectivo por Amor a los Bosques de Jalisco se unieron a la protesta realizada en Casa Jalisco este martes para exigir que el gobernador Enrique Alfaro cumpla su promesa de campaña de expropiar el Bosque de la Primavera para que deje de ser amenazado por incendios, construcciones, plantaciones y diversas actividades económicas, explicó la académica de la Universidad de Guadalajara, Natalia Osorio.

“Pues estamos viendo construcciones al interior del Bosque, ganadería, plantaciones, etcétera, entonces queremos que se expropie el Bosque de la Primavera, lo que el señor gobernador pueda gestionar, si el señor gobernador puede gestionar 10 mil, cinco mil, cuatro mil, dos mil, 100 hectáreas, bueno, lo que pueda gestionar, pero que eso que se expropie sea propiedad pública.”

La profesora de Biología dijo que ya es momento que el Bosque de la Primavera, y otros como el Nixticuil y la Barranca de Huentitán sean declarados Bosques Nacionales y protegidos como tales.

Al grito de El Bosque no se vende, se cuida y se defiende, exigieron que Semadet informe qué está haciendo para proteger estas áreas arboladas y que la Fiscalía del estado también explique qué es lo que ha pasado con los peritajes realizados sobre las causas de los diferentes incendios de este año.

Porque consideran que el gobierno del estado se ha quedado corto en sus acciones para proteger el Bosque de la Primavera y temen que existan intereses inmobiliarios detrás de estas omisiones, cerca de 30 integrantes de diferentes colectivos acudieron a manifestarse a Casa Jalisco, detalló Pilar Monsiváis de la Asamblea Ayotzinapa somos Todos Jalisco.

“Lo que está pasando en La Primavera no es una situación aislada, nos están matando poco a poco, estos incendios supuestamente accidentales, pues es completamente una cortina de humo, sabemos que los intereses inmobiliarios de los poderes de Enrique Alfaro, de sus compadres, de sus amigos, sabemos que los intereses es quedarse con la tierra y vender, vender y acabarse este pulmón tan vital que es para Jalisco.” 

Haremy Reyes.