• Dom. Ene 29th, 2023

Este domingo se realizó la misa de cuerpo presente y la sepultura de los cuerpos de tres de los cuatro víctimas de la violencia y habitantes de Colotlán, Jalisco.

Prácticamente todo el pueblo de Colotlán e incluso habitantes de otras localidades despidieron los cuerpos de las hermanas Viviana y Daniela Márquez Pichardo y el de su prima Irma Paola Vargas Montoya, quienes fueron localizadas en una fosa clandestina en el municipio vecino de Tepetongo Zacatecas, quienes fueron acribilladas el 25 de diciembre pasado, junto con José Gutiérrez Padilla, novio de Daniela y localizados el pasado jueves 19 de enero. 

Como es tradicional en Colotlán, los tres féretros fueron acompañados a la iglesia de San Luis Obispo con música de banda; en el atrio se formaron vallas con las coronas de flores, un gran número de personas que acudió a confirmar no pudieron ingresar al templo y se quedaron en la explanada, la cual también lució abarrotada.

Al finalizar la misa los padres de las jóvenes asesinadas dedicaron unas palabras a los presentes, desde el altar tomó la palabra Daniel Márquez, padre de Daniela y Viviana; antes habló Irma Montoya de la Rosa, la madre de Paola.

Como es tradicional en Colotlán, los tres féretros fueron acompañados a la iglesia de San Luis Obispo con música de banda; en el atrio se formaron vallas con las coronas de flores, un gran número de personas que acudió a confirmar no pudieron ingresar al templo y se quedaron en la explanada, la cual también lució abarrotada.

Al finalizar la misa los padres de las jóvenes asesinadas dedicaron unas palabras a los presentes, desde el altar tomó la palabra Daniel Márquez, padre de Daniela y Viviana; antes habló Irma Montoya de la Rosa, la madre de Paola.

“Entonces yo les pido que la muerte de nuestras hijas no sea en balde, pongamos atención por favor, no nos pueden estar así quitando nuestra libertad. Ellos tienen que entender que todos somos hermanos, que todos somos hijos de Dios. Entonces yo les pido mucho a las familias que tienen niños chiquitos que los eduquen en valores, que los acerquen a Dios. Esas personas no sabemos qué vivieron o por qué están actuando con tanta maldad, que Dios los perdone”, expresó la madre. 

Al finalizar los mensajes, los dolientes despidieron los cuerpos con un aplauso, afuera de la iglesia, amigas de las jóvenes también les dedicaron un mensaje de despedida y soltaron globos blancos en la explanada ubicada frente a la iglesia. 

El cortejo fúnebre acompañó los tres ataúdes idénticos, de color café -sobre los que les que colocaron las fotografías de las difuntas, decenas de ramos de flores y un globo en cada feretro- para que fueran sepultados en el panteón municipal de Colotlán. 

¿Quiénes eran las colotlenses acribilladas?

Daniela Márquez Pichardo, tenía 31 años, estudió el preescolar y la secundaria en el colegio Jalisco de Colotlán, después estudió la preparatoria y diseño de interiores en Zacatecas, se destacó como una persona responsable, educada, entregada, posteriormente cursó una maestría en diseño arquitectónico, sus gustos la hieron empatar con su prometido José, quien era arquitecto, soñaban con combinar sus habilidades para juntos hacer proyectos arquitectónicos. 

Viviana Marquez Pichardo, tenía 26 años, nació en Jerez Zacatecas, estudió maquillista profesional en Guadalajara, estaba a pocos días de cumplir su sueño de abrir un salón de belleza, su familia y amigos la recuerdan como una joven, alegre, divertida, carismática amorosa, a la que le encantaba bailar, cantar y pintar.

Irma Paola Vargas Montoya, tenía 27 años, creció en Colotlán y vivió varios años en Guadalajara, era diseñadora de modas, los que la conocieron la recuerdan como una persona alegre, amistosa, transparente, limpia, transparente, extrovertida espontánea y muy valiente.