Promesas incumplidas de Caabsa dejan dudas frente al nuevo basurero de Tala: entrevista con Gerardo Bernache

Foto: Violeta Meléndez, Diario NTR.
La empresa Caabsa Eagle se hace cargo de la basura de Guadalajara desde 1994 cuando consiguió la primera concesión, donde ya se incluía como su obligación la separación de residuos, crear composta y controlar la contaminación, promesas incumplidas por décadas que ahora ponen en duda los beneficios del nuevo basurero metropolitano que se construye en Tala, advierte el experto Gerardo Bernache Pérez.
El académico del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) explica en entrevista que el plan de llevar a Tala los residuos revueltos de Guadalajara, Tonalá y Tlajomulco, para separarlos y luego llevarlos de vuelta a la capital para comercializarlos, es absurdo, pues implica un gasto extra.
Advierte que para funcionar, el Centro Integral de Economía Circular (CIEC) -como llama el Gobierno de Jalisco al nuevo basurero de Tala- debería estar en Guadalajara, revalorizar los residuos que se puedan reciclar, y en todo caso solo llevar a Tala lo que no se puede aprovechar.
Sin embargo, advierte que hay irregularidades como que no sé licitó el proyecto para buscar a la mejor empresa, sino que se asigna directamente a Caabsa pese a sus malos antecedentes, mientras se le oculta a la sociedad la información del proyecto ejecutivo y la autorización ambiental. No se involucra a la gente, no hay comunicación fidedigna y eso hace difícil creer que realmente quieren separar los residuos, advierte el experto.
Para Bernache, la separación de la basura que reporta Caabsa es realmente la que realizan pepenadores, que operan de forma irregular en tiraderos como Matatlán y Los Laureles; además el composteo es mínimo, menos del 1%. También recuerda que la propia empresa Caabsa saboteó el programa de separación que inició el municipio de Tlajomulco.
También advierte que el 60% del terreno de Tala donde se construye el CEIC está considerado para enterrar la basural, por lo que parece ilógico que realmente se busque priorizar la separación y revalorización de residuos, como promete la empresa y el Gobierno de Jalisco.
Para el experto, Caabsa es una empresa depredadora, que deja pasivos ambientales en Jalisco. Y por su forma de operar, las ganancias de la basura es privada, pero las pérdidas y los daños ambientales son públicos.
Puedes descargar o escuchar la entrevista completa con el académico Gerardo Bernache Pérez: