Preocupa presencia de plaguicidas tóxicos en niños de Autlán; madres advierten que dolor estomacal, de cabeza y ojos podrían escalar a cáncer o daño renal si no se interviene

0
Integrated Pest Management for Cotton in Asia

Madres de familia de poblaciones de Autlán expresan preocupación por la salud de sus hijos luego de que estudios en sangre y orina de los menores de edad detectaran la presencia de plaguicidas tóxicos como el Glifosato, por lo que el malestar que muestran actualmente en estómago, cabeza y ojos, a largo plazo podría convertirse en un problema de cáncer o daño renal.

“(MI HIJO) EMPEZÓ CON DOLORES DE CABEZA Y VISTA MUY ROJA, LE DABAN PERMISO DE SALIR (DE LA ESCUELA) PARA TOMARSE UNA PASTILLITA PORQUE LE DOLÍA LA CABEZA; PLATICANDO CON LAS MAMÁS, SE NOS HIZO MUY RARO QUE ERAN LOS MISMOS SÍNTOMAS; ROCIABAN A HORARIOS DE CLASES, INCLUSO HABÍA OCASIONES QUE ESTABAN DESAYUNANDO Y TODO ESO LO ESTÁN ABSORBIENDO LOS NIÑOS”, refirió la madre de familia Karla Padilla Delgadillo.

“PUES APROVECHANDO QUE VENÍAN LOS DOCTORES, NOSOTROS LES DIJIMOS QUE SI NOS PODÍAN HACER EL FAVOR DE HACERLE ESOS ESTUDIOS A LOS NIÑOS DE LA SECUNDARIA Y VÁLGAME LA SORPRESA QUE TODOS LOS NIÑOS PRESENTABAN PESTICIDAS EN LA SANGRE, FUE CUANDO NOS PREOCUPAMOS NOSOTRAS Y YA NOS EXPLICARON QUE SI SIGUE ASÍ, LOS NIÑOS PUEDEN ENFERMARSE YA DE CÁNCER, DE LOS RIÑONES”, advierte Gisela Cisneros, madre de familia.

Investigadores de la Universidad de Guadalajara y del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) realizaron pruebas a más de 300 estudiantes de preescolar, primaria y secundaria de pueblos como Ahuacapán y El Mentidero, en Autlán, y encontraron que en todos los casos hay presencia de sustancias tóxicas utilizadas para eliminar plagas en cosechas cercanas a viviendas y escuelas de la zona.

El viernes 16 de agosto, autoridades municipales se reunieron con los investigadores para planear acciones frente al problema de salud, donde el director de Desarrollo Rural de Autlán, Goretis Lozano Pérez, se comprometió a censar las parcelas cercanas a escuelas, para ofrecer paquetes alternativos de bajo impacto para combatir las plagas, sin afectar la salud de los pequeños, de acuerdo con información publicada por Letra Fría y el Diario NTR.

El caso de las niñas y niños de Autlán muestra similitudes con los habitantes de Poncitlán, que muestran altas tasas de daño renal entre menores de edad, a causa de un conjunto de problemas que incluyen la mala nutrición y la contaminación del aire, agua, tierra y alimentos, causada entre otras sustancias por plaguicidas.

José Toral