Organizaciones promotoras de la alimentación saludable exigen al Senado prohibir las grasas trans en alimentos

Foto: ASPEC

Organizaciones que promueven los buenos hábitos de alimentación y de salud, como la UNICEF México, Salud Justa MX, el Poder del Consumidor y el Instituto Nacional de Cardiología, urgieron al Senado de la República a aprobar una regulación para eliminar las grasas trans en los alimentos. Advirtieron que su consumo provoca más de doce mil fallecimientos al año.

El epidemiólogo y director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, Ruy López Ridaura, subrayó que los ácidos grasos trans de producción industrial (AGT-PI), se han definido como sustancias tóxicas, y como tales, deben eliminarse del consumo humano.

“Se ha estimado que entre 5 y 10 por ciento de las muertes cardiovasculares se pueden prevenir, al eliminar la ingesta de ácidos grasos industriales de la población (…) Esto implica que entre 15 mil y 30 mil muertes, año con año, se pueden prevenir, una vez que los eliminemos completamente”, expuso.

Las grasas trans se encuentran en frituras de maíz, papas fritas, pizzas, pollo frito, en hamburguesas procesadas, así como en chocolates, panes y galletas con relleno cremoso, los sustitutos de crema para café y la comida rápida.

Existe un dictamen ya aprobado por la Comisión de Salud del Senado, que se presentará a primera lectura la siguiente semana, el cual prevé adicionar el artículo 216 bis a la Ley General de Salud, para que las grasas trans se reduzcan a no más de 2 gramos por cada 100 gramos del total de grasas en un producto, explicó Érick Antonio Ochoa, director de Salud Justa MX.

“El dictamen incluye a las dos (ácidos grasos y grasas trans), es una combinación de ambas. El dictamen propuesto por la Comisión de Salud, a iniciativa de la senadora Lilia Margarita Valdez, incluye la prohibición de aceites parcialmente hidrogenados y la prohibición de contenidos de ácidos grasos trans de producción industrial, a no más de 2 gramos por cada 100 gramos del total de grasas o aceites en todos los alimentos”, explicó.

Alejandro Calvillo, representante del Poder del Consumidor, dijo que por ejemplo, la margarina dura más en los supermercados y es más barata que la mantequilla, y su consumo está vinculado a procesos degenerativos a nivel neuronal.

“Lo que tenemos es que estos productos –las grasas trans- contribuyen mucho a la hipertensión, junto con otros ingredientes que tienen los alimentos ultraprocesados, que no solamente causan esta muerte directa, sino que también nos vuelven muy vulnerables a epidemias como la de la Covid-19”, subrayó.

La verdadera pandemia que se padece en el mundo es la enfermedad cardiovascular, y en México, desde hace veinte años ocupa el primer lugar como causa de muerte y enfermedad, como sucede en la mayoría de los países, expresó el doctor Patricio Heriberto Ortiz Fernández, especialista del instituto Nacional de Cardiología, quien subrayó que nuestra población está muy expuesta a ese padecimiento, por el consumo de AGT-PI, por llevar en general una mala dieta y no tener hábitos de ejercicio diario.

Aunque la principal causa de fallecimientos asociados al consumo de AGT-PI son los infartos al corazón, también están presentes en la diabetes y los accidentes vasculares cerebrales, que son la principal causa de discapacidad en adultos del país. Apuntó que en México los padecimientos cardiovasculares duplican como causa de muerte los atribuibles a cáncer, y que México registra 728 años potenciales de vida perdidos por cada cien mil habitantes, muy por arriba del promedio que presentan los otros países de la OCDE.

Es claro que en nuestro país podremos evitar la muerte de doce mil 740 personas cada año, si prospera la iniciativa que en breve se discutirá en el pleno del Senado para eliminar el uso de los aceites parcialmente hidrogenados, y reducir al 2 por ciento el empleo de otro tipo de grasas trans, afirmó el Mtro. Erick Antonio Ochoa, director de Salud Justa MX.

Elizabeth Rivera Avelar