Omitió Semadet señalamientos ambientales contra Termoeléctrica en julio

Más de cinco meses tardó el Gobierno de Jalisco en revertir su postura frente al proyecto de construcción de una termoeléctrica en el municipio metropolitano de Juanacatlán, pues cuando la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial del Estado (Semadet) envió su opinión al Gobierno Federal, omitió los señalamientos ambientales en contra.

Este martes, en rueda de prensa encabezada por el gobernador Enrique Alfaro, el Ejecutivo Estatal presentó argumentos en contra de la termoeléctrica, especialmente por las emisiones contaminantes del aire, el alto consumo de agua que tendría la planta y porque su instalación junto al Río Santiago violaría el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano, por lo que anunciaron que combatirán la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) emitida por el Gobierno Federal a la empresa Fisterra Energy.

Sin embargo, ese mismo documento que el Gobierno Estatal ahora quiere revertir incluye la opinión técnica de Semadet, que en documento emitido el 5 de julio por parte del director Ejecutivo de Planeación, Ordenamiento Territorial y Gestión Urbana, Josué Díaz Vázquez, no cuestionó el daño ambiental que causaría la termoeléctrica ni las deficiencias de la propia MIA.

La opinión técnica de Semadet fue incluida en la Manifestación de Impacto Ambiental autorizada por Semarnat.

«No sé contempla el uso de suelo para el aprovechamiento industrial, pero sí se determinaron criterios de regulación ecológica para dicho uso», señala la postura inicial de Semadet, que la única condición que pide para la planta industrial es que cuente con una franja perimetral de aislamiento, pero no cuestiona los daños ambientales.

En redes sociales, el Secretario del Medio Ambiente, Sergio Graf, justificó que únicamente emitieron la opinión con respecto al Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial del Estado de Jalisco, pero en el documento la Semadet concluye que «no existen elementos en materia de desarrollo urbano que puedan ser considerados en la resolución que en materia de impacto ambiental se emita», postura contraria a la presentada este martes, con respecto a que la construcción de la termoeléctrica sería contraria al Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano.

Pese a que desde septiembre, vecinos de Juanacatlán advirtieron los daños ambientales al agua, aire y territorio que generaría la termoeléctrica y que se manifestaron en varias ocasiones, el Gobierno de Jalisco revirtió su postura en el tema hasta diciembre.

A continuación puedes consultar el documento completo con el que la Semadet emitió su opinión técnica oficial respecto a la termoeléctrica «La Charrería»: