Olores que revelan una avería en el coche

Tal y como sucede con el color del humo que sale del tubo de escape, el olor que se aprecia en el interior del coche puede revelar que sufre alguna avería.

 

1. Olor a moho

Cuando el climatizador o el aire acondicionado desprende olor a humedad suele ser por una obstrucción en el sistema de desagüe.

Este problema también puede sobrevenir si el evaporador pierde la capa de recubrimiento hidrófilo, que evita que se formen bacterias en el interior de la pieza.

 

2. Olor a huevo podrido

El olor a huelo podrido, además de muy desagradable, puede ser indicativo de que hay problema en el catalizador.

Esta pieza, que contiene metales preciosos en su interior y se ha convertido en un accesorio muy codiciado por los ladrones, sufre con los años y las altas temperaturas que tiene que soportar (superiores a los 600ºC). Esto es lo que provoca la oxidación y hace que se reduzca la capacidad de reducir los gases de escape.

 

3. Olor a alfombra quemada

Normalmente este olor tiene que ver con el embrague (CLUTCH) y su desgaste. El olor deriva del material que engancha al mismo embrague con el volante, ya que, si va a mucha velocidad, aumenta la temperatura y huele como a goma quemada.

También es habitual cuando los frenos se sobrecalientan al no usarlos correctamente.

4. Olor a gasolina

Cuando al acceder al interior del coche huele a gasolina lo habitual a pensar que se trata una fuga de carburante; pero la realidad es que lo más posible es que se trate de una simple filtración del vapor que emana el combustible.

Esto puede ser consecuencia de que la tapa que da acceso al aforador (indicador del nivel de combustible, que suele estar colocada bajo los asientos traseros o del maletero) se haya deteriorado y no ajuste bien. Al no quedar bien sellada, el aroma de la gasolina penetra al interior del coche.

 

5. Olor a aceite

El aroma a aceite es difícil de percibir; cuando aparece ser por un problema en la caja de cambios. La razón: es este elemento donde se utiliza un tipo de aceite con mayor grado de viscosidad que el del motor y tiene un olor mucho más intenso.

Hay otra posibilidad: si dentro del habitáculo se percibe un olor a aceite quemado será que hay un problema en los segmentos o en la guía de válvulas y que se esté quemando aceite en la cámara de combustión.

6. Olor a caramelo

Los expertos aseguran que un aroma a caramelo (parecido al aroma de miel quemada) dentro del coche puede indicar que hay una fuga del líquido refrigerante.

Es olor lo produce el etilenglicol, un aditivo que se añade a los refrigerantes. Cuando se produce una fuga, el líquido entra por el radiador de la calefacción por lo que notaremos un olor dulce en el habitáculo.