Nuevos casos de COVID-19 disminuyen un 61%, tras jornadas de vacunación en Estados Unidos

Foto: Reuters

Tras varias semanas de aplicación de vacunas contra COVID-19 en Estados Unidos, los nuevo contagios se han reducido en un 61 por ciento, según datos de autoridades estadounidenses.

La directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, dijo que los últimos datos oficiales del 3 de febrero mostraban que las nuevas infecciones se redujeron a aproximadamente 121 mil, mientras que las hospitalizaciones bajaron casi un 42 por ciento y el ritmo de las muertes parece estar disminuyendo.

«Si bien los datos se mueven en la dirección correcta, el contexto es importante porque los casos, las admisiones hospitalarias y las muertes, permanecen altos y muy por encima de los niveles que vimos en el verano y principios del otoño (boreales)», dijo Walensky durante una sesión informativa del equipo de respuesta de la Casa Blanca.

En tanto, el departamento de Defensa anunció que había aprobado el despliegue de mil 110 efectivos en servicio activo, para colaborar en cinco centros federales de vacunación. Dicho número podría eventualmente aumentar a 10 mil.

El gobierno del presidente Joe Biden se ha propuesto administrar 150 millones de dosis de vacuna contra el nuevo coronavirus en sus primeros 100 días de mandato, un desafío que se vuelve aún más urgente por la aparición de nuevas variantes, que son más transmisibles y reducen la efectividad de algunas inoculaciones.

Con ese objetivo, Tim Manning, el gerente nacional de la cadena de suministro para la respuesta de COVID-19, dijo que el gobierno estaba invocando una legislación de emergencia, llamada «Ley de Producción de Defensa», para darle a Pfizer acceso prioritario a los ingredientes crudos para su vacuna.

La legislación también se está utilizando para ayudar a realizar 60 millones más de pruebas en el lugar de atención médica o en el hogar para el verano boreal, y para aumentar la fabricación nacional de guantes quirúrgicos.

Mientras tanto, la Administración de Drogas y Alimentos está examinando los datos sobre la nueva vacuna que envió Johnson & Johnson, de la cual se espera una decisión de un panel asesor independiente para el 26 de febrero.

La vacuna -de dosis única- tiene por lo general una efectividad de 66 por ciento, y es muy eficiente contra casos graves de coronavirus.

Si todo sale como se espera, sería la tercera vacuna aprobada en Estados Unidos, junto a la de Pfizer/BioNtech y Moderna, con las de AstraZeneca y Novavax en el horizonte.

Con información de AFP y Excélsior.