Mueren al menos 15 niños en su mayoría menores de un año, debido a las bajas temperaturas en Siria.

Foto: MARKO DJURICA / REUTERS.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) denunció el día de hoy, que al menos 15 niños, la mayoría menores de un año, han muerto en Siria debido a las bajas temperaturas así como a la falta de asistencia médica.

Informes de la organización señalan que de los 15 menores fallecidos, 8 perecieron en el campo de desplazados de Rukban, situado en la zona fronteriza entre Siria y Jordania, mientras que los otros siete perdieron la vida al huir de la localidad de Hayin, lugar en el que las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por kurdos, llevan a cabo una ofensiva militar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

UNICEF subrayó que «la mayoría» de los niños fallecidos tenían menos de cuatro meses «y el más joven solo una hora» de vida.

Geert Cappelaere, director regional de UNICEF para Oriente Medio y el Norte de África, aseguró en el informe que en el campamento de Rubkan, donde se calcula que viven alrededor de 45 mil personas, el 80 por ciento de los civiles son «mujeres y niños».

Asimismo Cappelaere declaró que el frío extremo y la falta de atención médica para las madres antes y durante el parto, así como para los recién nacidos, han exacerbado las condiciones ya de por sí terribles para los niños y sus familias.

Añadió que las familias se enfrentan a dificultades «para salir de la zona de conflicto» y esperan «en el frío durante días sin refugio o suministros básicos».

La organización hizo un llamado para que «todas las partes implicadas en el conflicto» faciliten el acceso a la «asistencia médica» con el fin de salvar las vidas de los habitantes de Hayin y del campamento de desplazados de Rubkan, «así como de otras partes en Siria».

 

Con información de Excelsior.