Miles marchan en Guadalajara para exigir respeto a las comunidades LGBT y más

El sol brillaba en todo su esplendor cuando la Glorieta de Minerva se pintó multicolor, la bandera del arcoíris llegó para apoderarse de las calles de Guadalajara al reactivarse la marcha por el orgullo LGBTTTIQ+ que el año pasado no se realizó debido a la emergencia sanitaria por el Covid 19.

Integrantes de todas las diversidades sexuales salieron a las calles de Guadalajara y caminaron hasta el centro de la capital tapatía, no sólo como parte del movimiento #Pride, sino para exigir respeto, tolerancia, empatía, inclusión e igualdad.

Arrancaron con un poderoso mensaje, una fuerte exigencia al gobierno del estado para que no deje de buscar a las personas desaparecidas que son parte de esta comunidad.

Hasta adelante del contingente los familiares de quienes buscan a sus seres queridos y temen que hayan sido víctimas de un crimen de odio, discriminación y homofobia, como Ana Duarte, madre de Kenia, mujer transexual que casi cumple un año sin que se sepa de sí paradero.

“Fiscalía no dice nada, Fiscalía nos niega las llamadas, se niegan si voy a buscarlos, Fiscalía no hace nada, ni respuestas ni pistas ni investigaciones, nada.”

Afirmó que tocó las puertas de Casa Jalisco para pedir una cita con el gobernador y sólo lo recibió su secretario, sigue esperando por una respuesta.

Otro caso caso es el de Patricia Campos quien busca a su hijo Jesùs Eduardo Flores quien desapareció desde mayo de 2015 y siguen sin datos de lo que ocurrió con él.

“Yo siempre apoyé y respeté a mi hijo, sólo le dije que se cuidara mucho, porque hay mucho homofóbico, en Fiscalía no nos han dicho nada, yo vine aquí para visibilizar, para pedir la ayuda de la gente, de la comunidad, alguien debe saber qué pasó con mi hijo”, mencionó con la voz entrecortada.”

Fue una marcha muy diferente a la de otros años, no hubo grandes carros alegóricos, música y fiesta, más bien un reclamo de sus derechos.

De acuerdo con Protección Civil, de La Minerva salieron más de tres mil 500 personas pero conforme avanzaron se unieron más contingentes y para cuando llegaron a la Plaza Liberación ya eran más de siete mil, la lluvia los dispersó aunque desde la convocatoria advirtieron que no habría un gran evento.

Solo llegaron a las puertas del Congreso del estado, por cierto cerrada por ser sábado, para entregar un pliego petitorio en exigencia de los derechos de quienes integran las diversidades sexuales.

Rosa María Laguna Gómez, una de las organizadoras de la Marcha del Orgullo Gdl y representante de la organización Vuelo de Colibríes A.C. explicó que era necesario levantar la voz para pedir que siguen buscando a las personas desaparecidas y que dejen de asesinar a los gays, lesbianas, transexuales y demás   Diversidades.

“Todavía la semana pasada en El Baratillo golpearon a una compañera que tenía aspecto de lesbiana, le pusieron una golpiza y nadie se metió, nadie la ayudó, la policía no llegó.”

Al final de la marcha hubo algunos vehículos, no más de cinco ni muy grandes, que sí llevaban música, bailarines, drags, pero mucho más discreto que otros años, y mencionar que al paso, aunque sí se asomaron muchos curiosos a ver la manifestación, la sociedad tapatía en general mostró respeto a esta movilización.

HAREMY REYES