Madres deportistas consideran que sus hijos son un motor para cumplir objetivos.

Según el último reporte de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social Federal en nuestro país 14. 7 millones de madres realizan alguna actividad remunerada y eso incluye el deporte, tal es el caso de la clavadista Paola Espinoza que ha conseguido preseas en diversas ediciones de Juegos Olímpicos, pero también la deportista se da tiempo para ser mamá y en este día de las madres le preguntamos a la multimedallista que tan difícil es llevar de la mano su disciplina y la vida personal.

 

“El hecho de ser mamá no es una limitante, al contrario, para mi es una inspiración para seguir cumpliendo mi objetivo que es ir a los próximos Juegos Olímpicos e Ivanna vino a mi vida a ser ese motor que necesitaba para poder trabajar para ese sueño”.

 

Otro caso de madre deportista es la campeona mundial de boxeo peso mosca Irma “La Guerita” Sánchez, quien afirma que es difícil combinar el trabajo diario con los cuidados de su hija.

 

“Ahora el llevar esta faceta de ser deportista y ser madre, la verdad si ha sido un poquito complicado, gracias a dios he tenido el apoyo de mi pareja, que él me ha ayudado en esta parte pues ahora sí que un poquito nos combinamos mucho la tarea como padres con la niña”     

 

La clavadista Paola Espinoza y la boxeadora Irma Sánchez afirmaron que apoyarían a sus hijas, de tomar la decisión de seguir los mismos pasos como deportistas.

 

En México hay otros casos de atletas de alto rendimiento que en activo se han convertido en madres como: La golfista Lorena Ochoa, la taekwondoin Iridia Salazar y la boxeadora Mariana “Barbie” Juárez.