Instalan mesas interinstitucionales para definir los apoyos que pudieran llegar a Jalisco para atender los daños por inundaciones

Después de la reunión de la semana pasada con funcionarios de la Secretaría de Gobernación, quedaron instaladas mesas interinstitucionales para definir los apoyos que pudieran llegar a Jalisco para atender los daños por inundaciones en cerca de 30 municipios ante la Declaratoria de Emergencia, afirmó el gobernador, Enrique Alfaro.

“Se sigue el trabajo, se instalaron los subcomités de evaluación, eso nos permite ya que los recorridos conjuntos para ver el tamaño de las afectaciones se pudieran realizar en días de la semana pasada, y eso ya nos pone en un momento en el que solo estamos esperando que Gobernación y Protección Civil nos digan con qué nos van a apoyar, no nos han dicho con qué nos van a apoyar, nada de lo que estamos entregando ahorita lleva recursos federales, confío por lo que dijo el secretario de Gobernación que habrá algún apoyo y que este se definirá esta misma semana.” 

Al tiempo que el mandatario confirmó que ya están atendiendo los deslaves que ha generado el temporal de lluvias en la carretera a Tuxpan, aclaró que en contraparte han sido benéficos para las presas, toda vez que Calderón ya está a más del 90 por ciento.

También están por definir si hacen uso del seguro contratado por el gobierno estatal para estas emergencias que pudiera cubrir hasta 750 millones de pesos pagando 250 millones.

Por otro lado, y aunque aclaró que no es el mismo escenario que hace 10 años, Alfaro Ramírez adelantó que habrá apoyos para las familias afectadas por inundaciones en la colonia El Dean en Guadalajara, así como ahora está ocurriendo con San Pedro Tlaquepaque.

Finalmente, aunque insistió en que no desea opinar sobre el proceso electoral y sus resultados, el mandatario jalisciense sí manifestó su extrañeza de que el tribunal electoral modificara los resultados en el municipio de Zapotlanejo a escasos tres días de la protesta.

También dijo que se siente optimista con el regreso a las clases presenciales que está anunciando la Universidad de Guadalajara.

Haremy Reyes