Impulsa DIF Zapopan que familias acojan a menores, para evitar que sean internados en albergues y casas hogar

Para cumplir el derecho de menores de edad a vivir con una familia, conforme a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, desde 2016, el DIF Zapopan da capacitación a familias de acogida que reciben a infantes, que por alguna razón quedan bajo custodia del Estado, en lugar de que sean enviados a un albergue o casa hogar, explica la delegada institucional de la Procuraduría de Niñas, Niños y Adolescentes en Zapopan, Raquel Arias Covarrubias.

«Es que más que nada se vayan con familias que los cuiden, que los atiendan, que haya crianza positiva, que les enseñen que hay una familia bonita que los pueda cuidar y atender en este periodo; es importante recalcar que las familias de acogida solo son de manera temporal, no tienen fines de adopción; que los niños vivan en familia, es uno de los derechos que nos marca la ley y que hemos dejado de paso, que hemos olvidado un poquito, lo más rápido que nosotros a veces hacemos, cuando un niño es violentado, vamos buscando un albergue, ahora en este caso, lo que queremos es decir que hay varias familias de acogida, con estos perfiles, y los niños se pueden ir a este domicilio».

La funcionaria explica que actualmente hay alrededor de 250 menores bajo custodia del DIF Zapopan, por lo que buscan que cerca de 50 puedan pasar de vivir institucionalizados a que una familia de acogida les abra las puertas.

Las personas interesadas pueden ingresar al curso para capacitarse como una familia de acogida, pueden comunicarse al teléfono 33 3640 0994 o al correo electrónico familiasdeacogida@difzapopan.gob.mx; los cursos comienzan este viernes 14 de enero y se realizan de forma bimestral.

Según la ley, las niñas y niños deben permanecer en primera instancia con su madre o padre; ante alguna razón de violencia o falta de garantías de integridad para el menor, se debe buscar que permanezcan con abuelos, tíos o parientes de hasta cuarto grado, si no pueden ser padrinos, luego las familias de acogida y en última instancia albergues, instituciones o centros de asistencia, aunque en muchos casos las autoridades optan por estos últimos sin buscar alternativas para que los menores permanezcan con una vida en familia.

José Toral