Guardias presidenciales seguirán, pero bajo el mando de la Sedena.

Más de ocho mil elementos adscritos al Estado Mayor Presidencial (EMP) y el Cuerpo de Guardias Presidenciales, encargados de la seguridad del titular del Ejecutivo, serán integrados a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a partir del próximo 1 de diciembre.

De acuerdo con la Sedena, Salvador Cienfuegos, titular de la Defensa Nacional, emitirá un acuerdo para que el 30 de noviembre desaparezcan el Estado Mayor y el Cuerpo de Guardias, conforme se lo solicitó el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y con lo que la Presidencia reducirá su gasto.

El 1 de diciembre, cuando López Obrador asuma la Presidencia, su protección estará a cargo de la Sedena, si así lo dispone, mientras que los dignatarios, jefes de Estado y de Gobierno que asistan a la toma de protesta presidencial y visiten México serán resguardados por el Ejército.

En tanto se ejecuta esta decisión, el Presidente Enrique Peña Nieto y su familia seguirán bajo el cuidado del Estado Mayor Presidencial, órgano técnico militar integrado por mil 298 elementos del Ejército y Fuerza Aérea, 153 de la Marina Armada de México y 360 civiles, entre otros, mientras que el Cuerpo de Guardias Presidenciales lo componen casi mil 455 elementos sólo de tropa, según cifras de la Presidencia.