Fumigar, la última estrategia para combatir el dengue: SSJ

0

Aunque la fumigación es una de las estrategias que utiliza la Secretaría de Salud Jalisco para combatir al mosco transmisor del dengue, ésta es la última herramienta a la que se debe recurrir, advirtió el director de Vigilancia e Inteligencia Epidemiológica de la dependencia estatal, Leandro Hernández Barrios.

“Las acciones básicas son importantes, son mucho más poderosas que el uso de cualquier insecticida. Los insecticidas son buenos, pero debe ser la última herramienta que debemos tener para combatir a una enfermedad como esta, que es producida por un vector. Si eliminamos el vector, no podremos tener en ningún momento la enfermedad”, expresó.

El funcionario de la dependencia estatal sostuvo que la eliminación de criaderos es la mejor forma de eliminar al mosco que transmite el dengue, con la estrategia de lava, tapa, voltea y tira.

Resaltó que una pequeña tapa de refresco puede ser criadero para entre 10 o 20 moscos, mientras que un tinaco podría ser criadero de moscos para toda una colonia. Añadió que el ciclo de vida del mosco es de una semana, y en ese lapso puede poner aproximadamente mil huevos.

El médico recordó que el ciclo de vida del mosco se compone de cuatro etapas: huevo, la de larva, pupa y mosquito.

El mosquito en la fase de huevo puede durar hasta año y medio, mientras no se moje, una vez que se moja se convierte a la etapa de larva, y sólo en este punto son eficaces los larvicidas.

Hernández Barrios dijo que para eliminar al mosco transmisor del dengue con el uso de larvicidas “cuando mucho hay dos días de oportunidad”, en la fase de larva y en la de pupa.

Explicó que los larvicidas funcionan de diferentes maneras, unos inhiben el crecimiento de la larva con el objetivo de que fallezca; otros producen alteraciones en el sistema nervioso del mosco, que le impide tener la movilidad normal y les genera un paro respiratorio.

Aclaró que los insecticidas únicamente sirven para matar al Aedes aegypti en la fase de mosco. Apuntó que por su clasificación existen dos tipos de insecticidas: los de uso agrícola y los de uso en salud pública, y estos dos son diferentes en las concentraciones de la sustancia activa y en la aplicación que se les debe dar.

Elizabeth Rivera Avelar