Familias pierden vivienda por inundaciones en Arenales Tapatíos

Dos familias perdieron la casa donde vivían desde hace seis años, luego de que colapsara durante las inundaciones ocurridas el fin de semana en Zapopan, por el desbordamiento del arroyo Seco, que afectó los cimientos hasta que se vino abajo, explica el propietario Fernando Pérez Peña.
«LOS VECINOS ME HABLARON, QUE YA SE HABÍA CAÍDO; AQUÍ ESTAMOS DESDE EL DÍA DE AYER CUIDANDO Y ESPERANDO AL GOBIERNO, QUE EN LA MAÑANA VINO Y ME PIDIERON MI NOMBRE Y ESO FUE TODO; POR EL RIESGO DE LA PRIMERA VEZ, QUE SE CAYÓ LO DE ABAJO, ESTA PARTE DE AQUÍ SE SOCAVÓ, ENTONCES NO PUDIMOS SACAR NADA, AQUÍ ABAJO ERA UNA CASA INDEPENDIENTE, ARRIBA ERA LA MÍA, TODO TENÍAMOS, COCINAS, CLÓSET, TODO, ENTONCES ES BASTANTE, ES TODO EL TRABAJO DE UNA VIDA, ÉRAMOS NUEVE, CUATRO ADULTOS Y CINCO NIÑOS, DOS FAMILIAS: MI HERMANA, MI CUÑADO Y SUS DOS NIÑOS, MI ESPOSA, YO Y MIS TRES HIJAS».
Sólo quedó en pie la cuarteada fachada de la vivienda blanca marcada con el número 131 de la calle Magnetita, esquina con Zinc, en la colonia Arenales Tapatíos, que ya había tenido daños en las inundaciones previas y por el riesgo no pudieron sacar sus pertenencias las nueve personas de dos familias distintas que vivían en las dos plantas de la vivienda colapsada.
En la tormenta de finales de julio, cuando por primera vez se desbordó el arroyo Seco que baja del bosque La Primavera, el Ayuntamiento de Zapopan apoyó con cuatro mil pesos a los habitantes de la vivienda dañada, pero los recursos se acabaron en el primer mes de renta y ahora perdieron tanto la casa como todas sus pertenencias, por lo que las familias esperan apoyo de las autoridades para salir adelante.
José Toral