Exrectora de CUAltos celebra decisión sobre presa El Zapotillo que salva derechos humanos

El trasvase de agua de Jalisco a Guanajuato a través de la presa El Zapotillo y la inundación de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, no tenían sustento científico, asegura la diputada y exrectora del Centro Universitario de los Altos (CUAltos), Mara Robles, quien se congratuló de los acuerdos tomados con el Presidente de México para que funcione el embalse sin afectar poblaciones.
«LOS DE LAS ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL, DE LA UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA Y DEL ITESO, Y DE OTRAS UNIVERSIDADES QUE HAN ACOMPAÑADO EL PROCESO, NUNCA HUBO EVIDENCIA CIENTÍFICA QUE NOS DIJERA POR QUÉ CAMBIAR DE OPINIÓN, LO CONGRUENTE ERA SOSTENERNOS EN LO QUE HACE MÁS DE 15 AÑOS SOSTENIENDO: QUE INUNDAR ESOS PUEBLOS ERA UN CRIMEN A SUS DERECHOS HUMANOS Y QUE ADEMÁS NO RESOLVÍA EL PROBLEMA DEL AGUA PARA NUESTRO ESTADO, Y QUE HACER UN TRASVASE ERA ANTIECOLÓGICO, PROPICIABA NUEVAMENTE UN USO DE MANERA IRRESPONSABLE DE LOS RECURSOS HÍDRICOS, PROBABLEMENTE LA SOLUCIÓN NO DEJA CONTENTOS A TODOS, PERO LO IMPORTANTE ES QUE DEJA A SALVO LOS DERECHOS HUMANOS Y ESO ES LO FUNDAMENTAL».
La legisladora vinculada a la Universidad de Guadalajara llamó a cambiar la gestión del agua en la ciudad para que se reutilice el líquido, así como a transformar la cultura del agua para que la sociedad no la derroche y la utilice con responsabilidad.
Esperó que en el Congreso del Estado avancen iniciativas legislativas para regular mejor la forma en que se maneja el tema del agua en los gobiernos y se regula a empresas y sociedad en su uso.
José Toral