Exigen cese de funcionarios de Salud Jalisco que ocultaron estudio sobre contaminación del río Santiago

Entre los funcionarios responsables de haber ocultado un estudio que mostraba los daños a la salud de menores de edad que viven cerca del río Santiago y que dejaron sin seguimiento ni atención al problema, hay algunos que siguen en funciones en la actual administración del Gobierno de Jalisco, advierte el integrante de la agrupación Un Salto de Vida, Alan Carmona.
«BASTANTES FUNCIONARIOS, QUE MUCHOS DE ELLOS Y LOS PRINCIPALES RESPONSABLES DEL OCULTAMIENTO PERMANECEN EN ESTA ADMINISTRACIÓN DE ENRIQUE ALFARO; UNO DE LOS PRINCIPALES, SI NO ES QUE EL MÁS RESPONSABLE, MÁS ALLÁ DEL OCULTAMIENTO, RECUERDEN QUE ES QUE NO HUBO ATENCIÓN A LA SALUD, Y EL RESPONSABLE DE LA ATENCIÓN A LA SALUD Y QUE ESTABAN TODOS A SU CARGO, ES EL DOCTOR JOSÉ MARIO MÁRQUEZ AMEZCUA, QUIEN POR CIERTO, LA MISMA SECRETARÍA DE SALUD ACTUAL INTENTÓ ENTORPECER LA INVESTIGACIÓN DE ESTA COMISIÓN, EN LA PRESENTE RECOMENDACIÓN, NEGANDO SU AFILIACIÓN A LA SECRETARÍA DE SALUD».
La agrupación exige el cese inmediato de los funcionarios que aparecen en la recomendación emitida esta semana por la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) por el ocultamiento del estudio y exigen que sean remitidos ante la justicia, al considerar que sus acciones negligentes y sin ética son características de un «genocidio silencioso» contra la población afectada por la contaminación del rio Santiago.
La recomendación de la CEDHJ señala a quien fue Secretario de Salud en los dos sexenios durante los que estuvo oculto y sin seguimiento el estudio, Alfonso Petersen Farah, quien ya no está en el servicio público.
Pero también se incluye a quien fue Director General de Salud Pública y de Prevención y Promoción de la Salud, José Mario Marquez Amezcua, actualmente médico especialista «A» de Sanidad Internacional en el Aeropuerto Miguel Hidalgo de la Región Sanitaria XII; también al ex Jefe del Departamento de Epidemiología, Guillermo Ochoa Fernández, actual médico general «B» del Centro de Salud No.1 en Guadalajara; y el ex Jefe de la Unidad de Atención Médica, Bernardo Carrillo Barocio, médico general «C» de la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Jalisco (COPRISJAL), quienes al tener conocimiento de los resultados del estudio realizado por académicos de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí no dieron atención a la salud emergente que se necesitaba ante la gravedad de la situación.
«Enrique Alfaro dijo que su gobierno iba a ‘deslindar responsabilidades’, pero no se ha hecho nada al respecto. Es inaudito que sigan ejerciendo funciones en materia de salud«, señala Un Salto de Vida en un comunicado.
José Toral.