Emite CEDHJ recomendación por instalación de plumas de acceso en vialidad pública, que afectan a habitantes de Villa Fontana

La Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) solicitó al Ayuntamiento de Tlaquepaque que retire las plumas de acceso que evitan el libre tránsito en el fraccionamiento Villa Fontana, lo que constituye una violación a los derechos humanos de los vecinos, luego de recibir y analizar una queja, indicó el presidente de la institución, Alfonso Hernández Barrón.

«El 2 de julio de 2020, esta Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco recibió la queja que presentaron un grupo de habitantes del fraccionamiento Villa Fontana, en contra de personal del Ayuntamiento de San Pedro Tlaquepaque, por permitir el uso y permanencia de las plumas de acceso vehicular, que fueron colocadas en la vía pública principal de este condominio», apuntó.

La CEDHJ confirmó que desde 2010, personal del gobierno municipal ha tolerado y consentido el apropiamiento ilegítimo de los espacios públicos, a través de la construcción de una caseta y unos arcos, así como por la posterior instalación de plumas para el presunto de control de acceso al complejo habitacional, colocadas por la mesa directiva de colonos, en una vialidad que es pública, y sin la obtención de licencia u autorización emitida por el ayuntamiento.

«Personal del ayuntamiento argumentó que su permanencia hasta el momento se justificaba con una encuesta entre los habitantes, la cual arrojó un resultado positivo en su aceptación; sin embargo, no fue aplicada a la totalidad de la población, y no se consideró que en diversas ocasiones, los mismos vecinos del fraccionamiento acudieron a solicitar que las plumas fueran retiradas», relató la Comisión.

El organismo defensor de las garantías individuales anotó que se advirtió el indebido funcionamiento de las plumas, debido a que para ingresar las personas debían contar con un dispositivo (TAG) que obtienen de la mesa directiva, una vez habiendo realizado el pago de una ilegítima cuota mensual; de no hacerlo, relató que toda persona que circule en vehículo debe presionar un botón para levantar las plumas o realizar dicha maniobra mediante la ventanilla de su automotor. Además, quedó documentado que dichas barreras provocan la acumulación del tránsito vehicular.

Sostuvo qué ante la pandemia por COVID-19, este mecanismo pone en riesgo la salud de los usuarios, pues no cuenta con las medidas sanitarias adecuadas, exponiendo a las personas que tienen la necesidad de transitar constantemente por el lugar. Lo anterior, dijo fue corroborado por la opinión médica de personal especializado de esta CEDHJ, y a través de un reciente estudio publicado por la Universidad de Massachusetts, “Monitoreo longitudinal del ARN del SARS-CoV-2 en superficies de alto contacto en un entorno comunitario”.

La CEDHJ concluyó que el gobierno municipal incurrió en la falta de garantía del derecho colectivo a la ciudad por la ocupación privada del espacio público, derivado de la construcción de la caseta de vigilancia y los arcos en la vía pública, así como la obstrucción del ingreso del fraccionamiento por la instalación de unas barras de seguridad, que impiden a los colonos del complejo habitacional Villa Fontana, acceder libremente y dificulta la integración de sus residentes en el espacio público.

La defensoría acreditó diversas omisiones de las autoridades municipales desde 2010, entre ellas, que su actuación se realizó fuera del marco de la legalidad, al permitir la instalación de las plumas de acceso en una vía pública, con lo cual se impidió el tránsito vehicular, se toleró la administración ilegítima del acceso a la vialidad por el comité de colonos, y se desatendieron las peticiones que vecinos del fraccionamiento realizaron para su desinstalación, lo que vulneró los derechos humanos de los peticionarios y de la ciudadanía.

El documento completo de la Recomendación se puede consultar en el siguiente enlace: http://cedhj.org.mx/recomendaciones/emitidas/2021/Reco%20152-2021%20VP.pdf

Elizabeth Rivera Avelar