Denuncia ‘Un Salto de Vida’ incumplimiento sobre basureros Laureles; llaman a pobladores a presionar para el cierre

La agrupación Un Salto de Vida criticó en redes sociales que el Gobierno de Jalisco no haga cumplir la ley a la empresa concesionaria de la basura, Caabsa Eagle, ante los malos manejos del basurero Los Laureles.
«A Caabsa Eagle nadie la ha podido hacer cumplir la ley. Este gobierno no solo no ha hecho nada por que cumpla con la rehabilitación de los espacios dañados para un abandono adecuado en #LosLaureles, sino que está más preocupado por facilitarle las condiciones para construir el nuevo vertedero que le han apodado ‘Centro de Economía Circular'», señala la agrupación en una publicación en redes sociales.
La organización recordó el compromiso público que hizo el gobernador Enrique Alfaro en 2019 de cerrar el basurero en un plazo de 24 meses, que se cumplen en septiembre, y llamaron a la población a organizarse y presionar a la autoridad para que se haga un adecuado abandono del basurero en el plazo prometido.
«El cierre será en septiembre y tendrá que ser con la presión y organización de los pueblos o no será. Ya basta», escribió la agrupación.
Según el oficio SEMADET/DEPGA/CGGIR/0728/RSD/0938/2020, emitido por la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial del Estado (SEMADET), en el que validó el Plan de clausura, cierre, monitoreo, mantenimiento y post clausura del relleno sanitario, la orden para Caabsa fue que en septiembre de 2021 terminara la operación del basurero:
«La conclusión de la operación del relleno sanitario Los Laureles como sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de manejo especial, establecida para el mes de septiembre de 2021«, señala el documento oficial.
Contrario a lo que de forma oficial se estipuló por la autoridad, el mandatario estatal cambió su discurso y actualmente asegura que aún faltan dos años para que se cumpla el plazo prometido para el cierre del vertedero.
El basurero Los Laureles está en Tonalá, a un kilómetro de la cabecera municipal de El Salto, y desde 1994 ha tenido malos manejos que han causado contaminación del agua, aire y tierra con lixiviados e incendios, así como afectaciones a la salud de las poblaciones cercanas.
Actualmente recibe más de tres mil toneladas diarias de desechos de empresas privadas y la recolección de basura de los municipios de Guadalajara, Tonalá, Tlajomulco, El Salto y Juanacatlán.
La montaña de basura en que se ha convertido el vertedero supera los 11 millones de metros cúbicos de volumen, dimensiones equivalentes al tamaño de más de once Pirámides del Sol como la de Teotihuacán, en el Estado de México.