Denuncian nueva modalidad de delito: “Secuestros a Control Remoto”.

Una nueva modalidad de delito fue detectada. Se trata de “Secuestros a Control Remoto”. Las víctimas que denunciaron este ilícito residen en un estado, como Jalisco y los autores del crimen están ubicados en otra entidad, como Tamaulipas.

El coordinador del área de seguridad Universitaria de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Montalberti Serrano explicó que en principio los delincuentes usan una estrategia ya conocida para enganchar a sus víctimas; llamar por teléfono a las personas y hacerlas creer que los tienen vigilados, que están cerca de ellos y los amenazan con hacerles daño a ellos y a sus familias. El cambio en la modalidad ahora reside en que les dan instrucciones para que se autoaislen en hoteles y casas de huéspedes de ciudades aledañas a las que se ubican las víctimas, para pedir «rescate» a los familiares.

“Te hacen la llamada, te sacan del lugar de donde estás y te convencen, te piden los teléfonos de tu familia y luego les hablan diciendoles que tienen a su familiar. Te dicen que apagues el teléfono, ya con el teléfono apagado estás incomunicado, te piden previamente que compres un teléfono en el Oxxo, con el nuevo número te tienen enganchado prácticamente y hacen la negociación: convencen a la familia de que pague», apuntó.

El funcionario universitario precisó que en las últimas tres semanas detectaron cinco casos de víctimas de este ilícito entre integrantes de la comunidad universitaria de la UdeG, cuatro estudiantes y un profesor.

“Prácticamente te convencen de que estas secuestrado, vía telefónica, aunque lo hacen de manera virtual, desde otro estado, por ejemplo de Tamaulipas que es lo más frecuente que recibimos según la clave Lada de los teléfonos que nos reportan. De manera virtual te convencen de que tienen a alguien de tu familia, te dicen que te van a hacer daño y te piden que te metas a un hotel, a una casa de huéspedes, y ahí te tienen un día, o dos, o tres días. Incluso tenemos casos, que se llevaron a un joven a otro pueblo ,de Autlán a Ciudad Guzmán, dos o tres días hasta que lo encontramos”, detalló.

Montalberti Serrano comentó que en algunos casos los familiares del “supuesto secuestrado” pagaron 50 mil o 150 mil pesos, “la manera en que llegan a convencerte es espectacular, es de no creerse”.

El experto recomienda que en caso de recibir una llamada de este tipo lo principal es colgar y hacer la denuncia ante las autoridades.

Elizabeth Rivera Avelar