Construyen 700 tumbas en Panteón de Mezquitán para evitar saturación de cuerpos en medio de la emergencia por COVID-19

A marchas forzadas, el Ayuntamiento de Guadalajara construye 700 fosas individuales en el Panteón de Mezquitán para evitar una saturación en la inhumación de cuerpos en caso de un incremento súbito de muertes por el COVID-19, explica el Coordinador de Servicios Públicos municipales, Óscar Villalobos.

«CON ESTAS ACCIONES ESTAMOS GARANTIZANDO EL RESPETO POR LA DIGNIDAD HUMANA EN EL TRATAMIENTO DE LOS CADÁVERES, TAMBIÉN ESTAMOS GARANTIZANDO DARLE TRATO DIGNO A LOS DEUDOS, TODA VEZ QUE VAMOS A EVITAR LA SATURACIÓN DE LOS SISTEMAS DE MANEJO DE LOS CADÁVERES Y UNA MUY IMPORTANTE, LA REDUCCIÓN DEL RIESGO POTENCIAL DE TRANSMISIÓN; QUIERO SEÑALAR QUE LOS CEMENTERIOS DE LA CIUDAD DE GUADALAJARA TIENEN UNA CAPACIDAD INSTALADA DE 23 MIL 421 ESPACIOS, PERO LOS TENEMOS EN TIERRA VIRGEN PARA LA CONSTRUCCIÓN DE CUALQUIER ESPACIO».

Los trabajos tienen un costo de seis millones y medio de pesos y se prevé finalizar la obra a finales de la próxima semana; el funcionario no informó cuál fue la empresa contratada.También se modernizaron los hornos de cremación, con una inversión de 861 mil pesos, para alcanzar la capacidad de incinerar 36 cuerpos al día, y además se tienen disponibles 780 gavetas para cuerpos que no sean identificados.

Las nuevas 700 tumbas podrían ser utilizadas por cualquier ciudadano que las adquiera y no son exclusivamente para fallecimientos de COVID-19, sin embargo, se preparan para evitar que, en el peor de los escenarios, se den muertes masivas y así los servicios de inhumación no se vean rebasados.

A continuación puedes descargar o escuchar la entrevista completa con el Coordinador de Servicios Públicos de Guadalajara en el siguiente reproductor:

Y puedes ver la transmisión en vivo desde el Panteón de Mezquitán, donde se construyen 700 tumbas nuevas para evitar una saturación en caso de más fallecimientos:

José Toral