Comunidades afectadas por «El Zapotillo» piden la construcción de un vertedor

Las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, refrendaron su posición de no inundación a los pueblos y tierras de cultivo, y de aceptación el proyecto de presa «El Zapotillo», siempre y cuando sea reforzada y fortalecida la infraestructura, para garantizar la máxima seguridad a los pobladores. El integrante de la asociación «Salvemos Temacapulín», Gabriel Espinosa, indicó que es imprescindible la construcción de un vertedor.

«La medida adicional de seguridad que solicitamos al presidente, es el reacondicionamiento de la presa con un vertedor, a una altura más baja que el poblado de Palmarejo, (lo que) garantizaría la seguridad de los tres poblados, aún cuando se presente tormentas con periodos de retorno mayor a 10 mil años y la combinación con otros eventos perjudiciales, a la operación y gestión de la presa ‘El Zapotillo’. Esta medida de seguridad adicional, también nos garantizaría que la obra no pueda modificarse en futuras administraciones», señalaron.

Refirieron que están felices con el acuerdo, pero exigen el cumplimiento del Plan de Justicia de los Pueblos, para que se reparen integralmente los daños materiales e inmateriales, ocasionados por el conflicto socioambiental que duró 16 años.

Los pueblos afectados por el proyecto hidráulico presentaron este martes 12 de octubre su posicionamiento sobre los resultados de la segunda visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a Temacapulín. Apuntaron que el acuerdo incluye la garantía de no inundación de las comunidades, así como que nunca podrá llenarse a 80 metros ni continuar su construcción a 105 metros.

También dieron a conocer el estudio técnico que elaboraron los expertos en la materia que los asesoraron y que forma parte de la contrapropuesta que las comunidades hicieron a la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). El ingeniero Jorge Acosta explicó que uno de los puntos más relevantes, es la construcción del vertedor.

«Al bajarse ese nivel se van a estrechando el vertedor, los muros vertedores construidos; tiene dos opciones CONAGUA: reducir el ancho del vertedor, lo cual significa nivel, que no importa, el nivel de arriba es el que manda contra la inundación de los poblados, entonces se va estrechando; o hacen los muros de contención más amplios o tienen que considerar más altura del agua que va a pasar sobre el vertedor. Es un problema complejo que tiene que resolver la CONAGUA, que nosotros como interesados en el asunto, lo vamos a revisar a fondo», explicó.

Los pueblos exigen una reparación integral de los daños plena y efectiva, así como la identificación de mal uso de los fondos públicos y su devolución, y quieren recuperar la paz que les fue robada con la imposición de la presa «El Zapotillo» en su territorio, reactivar la economía, revivir y fortalecer sus comunidades, y ejercer su derecho al desarrollo y a la autodeterminación de su pueblo.

«Celebramos y reconocemos la sensibilidad y voluntad política, del presidente de México y del Gobierno Federal, para encontrar alternativas, que junto con los pueblos, transforman el conflicto», declaró Gabriel Espinosa.

Dicen que con el acuerdo ganan los pueblos y ganan Jalisco, ya que se determina que el agua del Río Verde es para Jalisco, que se cancela el proyecto del Acueducto El Zapotillo a León Guanajuato y «con ello se pone alto al esquema de privatización que contemplaba el megaproyecto», se obliga al estado mexicano a no inundar y no desplazar a las comunidades y realizar la reparación integral de los daños materiales e inmateriales, el agua de la presa El Zapotillo sin inundar las comunidades verterá para el Área Metropolitana de Guadalajara y «será para la gente que no tiene agua o que más la necesite, no para las empresas inmobiliarias y de la construcción, no para quiénes la acaparan y la contaminan».

Destacaron que el compromiso es que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, regrese en un mes a Temacapulín con todo su gabinete, para sentar las bases del plan de justicia y de reparación del daño.

«Al gobernador de Jalisco le recordamos que somos pueblos conscientes y organizados, que defendemos nuestra agua y territorio, nuestra lucha es pacífica y apartidista, nuestra lucha es seria y ética, no busque culpables y concéntrense en transitar hacia una gestión integral del agua tan urgente y necesaria en Jalisco», expresó Gabriel Espinosa.

La presidenta del Comité «Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo», Abigail Agredano señaló que el gobernador de Jalisco ha mostrado mucho orgullo y dijo que están dispuestos a perdonarlo pero tiene que haber indicios de que él quiere ese perdón.

«El perdón se puede dar claro, pero también necesitamos un gesto hacia nosotros de que él también nos acepta como somos, y creo que ese momento puede llegar, pero vemos que el gobernador tiene mucho orgullo, nosotros estamos dispuestos a perdonarlo claro que sí, pero también queremos ver algo en él que indique que quiere el perdón del pueblo de Jalisco», expresó Abigail.

Abigail Agredano dijo que con el acuerdo ven una luz de esperanza y confían en la palabra del presidente de México.

«Hoy tenemos mucha confianza, mucha fe, en que él nos va ayudar a salvar a nuestras comunidades y también a llevarle agua Guadalajara», expresó Abigail.

La representante del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC) María González Valencia precisó que la altura máxima de llenado de la presa El Zapotillo, según la propuesta de Conagua, establece que no podrá sobrepasar los 48 metros de altura, «pero aún está en proceso todo un trabajo de medición, y puede ser que haya un ajuste de 2 a 2.5 metros y medio, es decir estaríamos hablando de 46 metros», con lo cual se llenaría con 90 mil metros cúbicos, lo que permitiría verter 3 metros cúbicos de agua por segundo a Guadalajara.

Elizabeth Rivera Avelar