Comienza distribución de vacuna contra COVID-19, en farmacias y supermercados de Estados Unidos

Foto: AFP

Este jueves, la campaña de vacunación contra el Covid-19 en Estados Unidos entró en una nueva fase con la participación de miles de farmacias, sin embargo, la ola de optimismo provocada por la caída de los contagios podría ponerse pronto a prueba, con la llegada de peligrosas variantes del virus.

El gobierno del presidente Joe Biden ordenó el envío de un millón de dosis, a unas 6 mil 500 droguerías y farmacias de supermercados de todo el país, y varias cadenas anunciaron que empezarían a administrar las primeras inyecciones el viernes.

La campaña tuvo un comienzo inestable en diciembre, pero desde entonces ha mejorado: 44.8 millones de vacunas han sido administradas, y al menos 33.7 millones de personas han recibido una o más dosis, aproximadamente el 10 por ciento de la población.

El programa de farmacias podría ampliarse a 40 mil establecimientos, mientras que el gobierno federal aumentó la producción de vacunas, abrió centros de vacunación masiva en estadios, y comenzó un programa para llegar a comunidades vulnerables.

Para abril, «prácticamente todo el mundo y cualquier persona de cualquier categoría podría empezar a vacunarse», estimó Anthony Fauci, principal asesor del presidente sobre la pandemia, a la cadena NBC. La gran mayoría de las personas estaría vacunada a «mediados y finales del verano» boreal, añadió.

Tras alcanzar un pico el 8 de enero, la ola de contagios en Estados Unidos ha experimentado un fuerte descenso: una media de poco más de 100 mil casos diarios, frente a más de 300 mil.

Sin embargo, se espera que el país más afectado del mundo por la pandemia -con más de 27 millones de contagios- alcance el medio millón de muertes a finales de este mes.

Entre una confusión generalizada sobre dónde y cuándo vacunarse, también han surgido marcadas disparidades raciales y económicas.

En la capital, Washington, las vacunas se han asignado de forma desproporcionada a los residentes de los barrios blancos y acomodados, donde la gente se registró más rápidamente por teléfono o por internet.

El rechazo a las vacunas también es significativamente mayor entre personas negras y latinas, que tienen el doble de probabilidades de morir de coronavirus, debido al racismo estructural en el sistema médico.

Con información de AFP y El Sol de México.