Autos que parecen naves alienígenas

¿De verdad que hay coches que parecen naves espaciales? Pues sí. Hay ocasiones en las que los diseñadores de vehículos no tienen límites y crean prototipos (generalmente no llegan a producción) que deberían estar viajando por el espacio en vez de ocupando las carreteras de acuerdo a su aspecto. En esta lista hemos reunido alguno de los más llamativos en este sentido.

Volkswagen XL1

coches parecen naves espaciales

El primero de los coches que parecen naves espaciales de esta lista es un Volkswagen. La marca alemana suele arriesgar poco en sus diseños, pero no ocurrió así con el XL1. Se llegaron a poner a la venta 250 ejemplares en el año 2013, y en su interior caben dos personas. Fue nominado para el galardón de World Car of the Year en 2014. Tan ‘ecofriendly’ como raro.

Mercedes F 015

coches parecen naves espaciales

Este prototipo de Mercedes es uno de los que más nos ha llamado la atención. Se nota que a los diseñadores de la firma alemana les gustan los diseños futuristas. Según ellos, evoca al “lujo en movimiento”. Dieter Zetsche llegó a decir en su día que se convertiría en un “espacio habitable móvil”. Se prevé que se haga realidad allá por el año 2030. ¿Lo hará?

Honda FCV Concept

coches parecen naves espaciales

Honda es otra empresa que suele mostrarnos concepts únicos. Ahora bien, está claro que este es uno de los coches que parecen naves espaciales. Lo vimos en otoño de 2014 y según la marca japonesa es tan único por dentro como por fuera. “Quiere lograr una armonía interior entre hombre y máquina con un sistema de propulsión eficiente”, dijeron en su día.

Tesla Model X

Ya estamos acostumbrados a su presencia, pero el (prueba) Tesla Model X se parece mucho a una nave espacial. Su novedoso concepto de puertas traseras es casi único y en el interior también llama la atención por su minimalismo. Por dentro es muy espacioso y su capacidad de remolque es espectacular: ¡puede arrastrar más de 40 toneladas!

DeLorean DMC-12

coches parecen naves espaciales

El (prueba) DeLorean DMC-12 es uno de los coches más famosos de la historia del cine. Toda una celebridad. Un modelo que no fue prestacional a pesar de su espectacular imagen. Sin embargo, esta le ha convertido en un mito con ruedas. ¿Una nave espacial? Podría serlo, porque además su cotización está bien alta: ronda los 100.000 euros en buen estado.

Kia Pop

coches parecen naves espaciales
Estoy seguro que Kia no estaba en tu lista cuando pensaste en coches que parecen naves espaciales. Sin embargo, con el prototipo Pop salió de su zona de confort. Algo que también ha hecho con el moderno (prueba) Kia EV6. El Pop es un concept con un sistema 100% eléctrico que parece perfecto para viajar a un planeta muy lejano. ¿La inspiración del diseñador? Un transbordador espacial.

Maserati Boomerang

coches parecen naves espaciales
Al Maserati Boomerang su nombre le va que ni pintado. Este prototipo podría usarse para viajar de una punta a otra de Marte. Un coche que, ojo, se vendió recientemente por unos tres millones y medio de euros en una subasta. Lo curioso es que cuando fue lanzado las críticas en cuanto a diseño fueron muy satisfactorias. Una visión muy futurista de los italianos.

Ferrari 512S Modulo

coches parecen naves espaciales

¿Un Ferrari que parece una nave espacial? Sí, ha existido. Su nombre es Ferrari 512S Modulo y fue desarrollado allá por el año 1970. De hecho, fue expuesto en el Salón del Automóvil de Ginebra. Parece algo que podría verse en un episodio de Star Trek y capaz de flotar por el aire. Sí, estamos hablando de un vehículo que se quedó como un mero prototipo.

Oldsmobile Golden Rocket

coches parecen naves espaciales

Este prototipo de la década de los ’50 recuerda a un ovni. No acabó llegando a producción, pero sí que se exhibió en diversos eventos y también dio el salto a la gran pantalla. Su creador se inspiró en la aeronáutica y en la aviación, lo cual no creo que sea una sorpresa para nadie a estas alturas. Eso sí, había problemas de visibilidad desde el interior.

DKW Monza

coches parecen naves espaciales

El último de los coches que parecen naves espaciales es el DKW Monza. Un vehículo que no solamente participó en competición, sino que también fue un modelo de producción. Ahora bien, se rumorea que solo hubo algo más de 200 unidades disponibles, de las que se dice que aún sobreviven aproximadamente medio centenar. Además de ser un prestacional, solo necesitaba unas alas para echar a volar.