Ante incertidumbre en calendario de reactivación, integrantes del CONBAR expresan su desesperación

Desesperados, es como se encuentran los integrantes de los sectores de entretenimiento y esparcimiento en Jalisco, toda vez que la promesa era que después del Botón de Emergencia del Covid-19, podrían ser integrados a la reactivación económica, afirmó el presidente del Consejo de Bares, Discotecas y Centros de Espectáculos, César García Álvarez.

“Lo que son estadios, salones cerrados, y nosotros estamos en revisión, todavía no nos han dado una respuesta definitiva, parece ser que el día de hoy empezamos ya el diálogo con la Mesa de Salud y esperamos esta misma semana poder tener una respuesta. Nosotros tenemos ya que abrir porque se nos va la última temporada del año que es la de diciembre, después del 20 de diciembre ya es para nosotros tranquilo, entonces estaríamos hablando de que nosotros podríamos regresar hasta febrero, lo que cumpliría prácticamente casi un año de estar cerrados y eso es devastador para la industria.”


Piden igualdad en permisos de operación

Más de la mitad de los bares y centros nocturnos de Jalisco pudieran ya no sobrevivir después de nueve meses de la pandemia del Covid-19, con la pérdida de más de 50 mil empleos, aseguró el presidente de CONBAR, César García Álvarez, quien insistió en que están listos para cumplir los protocolos, como aforos de 50 por ciento, distancia y desinfección, mucho mejor que en las fiestas clandestinas que sí se realizan.

“La labor que nosotros realizamos ha sido suplida mucho por fiestas clandestinas, fiestas en casa, donde definitivamente no hay ni un solo control, y nosotros estamos ofreciendo tener control para que se pueda seguir realizando actividades de recreación. Ese es otro asunto, Puerto Vallarta está trabajando, hay muchos estados de la República donde los bares están trabajando, entonces, pues, no hay un principio de igualdad.”

García Álvarez dijo que este sector del entretenimiento, además de la aportación a la economía, es de ayuda a la salud mental, toda vez que los seres humanos necesitamos momentos de esparcimiento para reducir el estrés, y más ahora que estamos agobiados por una pandemia.

Dijo que no entiende una lógica de criterios que sí permite abrir a los casinos, pero no a los bares, o que, en otras entidades, incluso en ciudades como Puerto Vallarta, ya estén operando.

Haremy Reyes