Alcaldesa jalisciense lamenta que gobierno AMLO los rociara de gas lacrimógeno

La presidenta municipal de San Cristóbal de la Barranca, Jalisco, María Luz Elena Guzmán Cardona, estuvo en la manifestación de alcaldes en Palacio Nacional, efectuada el pasado martes, aseguró que acudieron de manera pacífica a solicitar que no se les recorte el presupuesto para el 2020, lamentó que la presidencia de la República los haya recibido con gas lacrimógeno. 

Relató que en la protesta participaron aproximadamente 120 alcaldes del PAN, PRD y PT.

La alcaldesa jalisciense comentó que los presidentes municipales panistas fueron citados el pasado lunes a acudir al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN con el propósito de tratar temas de presupuesto y ahí se les ocurrió la idea de abordar el tema personalmente con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para exponerle la difícil situación por la que ya están pasando los municipios y lo que les impactaría un nuevo recorte al gasto.

“Nosotros ya íbamos con la idea de pasar a la mañanera y ni siquiera nos abrieron, entonces salen unas personas y avientan gas, yo lo que hago es alejarme, gracias a Dios y lo malo por los que estaban en la pura puerta que les tocó, de hecho todo el tiempo que estuvimos ahí estuvo oliendo al gas, yo estaba casi un poquito atrás porque era una cantidad tremenda de gente, si no me tocó mucho, pero la verdad que sí se me hace muy poco ético que al final del día también somos gobierno, estamos en municipios donde se votó también por el presidente a la república y no se nos atendió”, declaró. 

Luz Elena Guzmán indicó que ellos sabían que el mandatario mexicano no los atendería de forma inmediata y estaban dispuestos a esperar el tiempo necesario. 

“No íbamos a pelear ni nada, no agredimos, todo lo contrario, sí tocamos algo fuerte, pero creo que lo que recibimos contra nosotros no se vale. Solamente queríamos tener una mesa de trabajo, de diálogo con el presidente. Al final del día somos los primeros respondientes ante nuestros ciudadanos, somos quién damos la cara, entonces nosotros somos los portavoces de las necesidades de cada municipio, de cada gente y sin embargo no se nos atendió”. 

Explicó que en el caso de San Cristóbal de la Barranca el presupuesto anual es de 39 millones de pesos, el cual solo le alcanza para pagar la nómina y la gasolina de los vehículos de seguridad. Resaltó que sólo cuentan con 8 patrullas y 2 de ellas están descompuestas. Tienen 10 policías, para cuidar a entre 3 mil 500 y 4 mil habitantes. Apuntó que casi no generan recursos propios pues son un municipio pobre, que se dedica a la agricultura de mango, ciruela, tomate, pepino y calabaza, y ni siquiera tienen gasolinera, ni Oxxo, a pesar de que están a 40 minutos de Guadalajara. 

Elizabeth Rivera Avelar