Adolescentes desaparecidas debieron estar con sus familias, considera experto

Las cuatro adolescentes que el pasado miércoles se escaparon del albergue al que fueron enviadas por el DIF Jalisco y quienes siguen desaparecidas, deberían haber permanecido con sus familias, considera el académico del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), Ricardo Fletes Corona, experto en derechos de la infancia, pues internar a menores de edad en instituciones debe ser la última opción.

«La última medida que se recomienda, está en la Ley estatal, federal, y la Convención Internacional de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, es el internamiento, es la última medida y antes hay toda una serie de procedimientos para ver si se puede quedar con la familia: con el papá, con la mamá, con la abuela, con parientes en primero, segundo y hasta tercer grado, o alguna persona conocida de la familia, que tenga vínculos, y eso podría ayudar a que una niña o niño, no toque ninguna institución, porque lo menos saludable para un niño y una niña, es institucionalizarlos».

De acuerdo con familiares y trabajadores del centro de rehabilitación «Fortaleza de Vida», del que escaparon, algunas de las adolescentes tenían años recorriendo albergues, en lugar de que autoridades como el DIF Jalisco hubieran apoyado a sus familias para que regresaran a vivir con sus seres queridos.

El miércoles 29 de diciembre, «Fortaleza de Vida» reportó a la Fiscalía del Estado la desaparición de Ximena Noemí Ramírez López, de 13 años; Nadia Noemí Aguilar Dávalos, de 15; Diana Rubí Toscano Becerra, de 16; y Elizabeth González Aroche, de 17 años; quienes se escaparon durante la madrugada y hasta el momento se desconoce su paradero.

Para el experto, es una violación a los derechos humanos esta «institucionalización» de Ximena, Nadia, Diana y Elizabeth, especialmente porque las menores hoy desaparecidas estaban en un centro de rehabilitación de adicciones, que no necesariamente tiene las condiciones y atención que requieren.

El investigador de la Universidad de Guadalajara advierte que incluso debe haber oportunidad de que amistades de la familia, con un vínculo afectivo, puedan tener en casa a las menores de edad, quienes además tienen el derecho de mantener una relación de cercanía con sus madres y padres, lo que no necesariamente se cumple cuando se encuentran internas en una institución.

Al ser menores bajo la representación de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, es responsabilidad directa del Gobierno del Estado, la integridad y seguridad de las cuatro menores de edad desaparecidas.

A continuación puedes descargar o escuchar completa la entrevista con el investigador Ricardo Fletes Corona:

José Toral