A casi un año de su muerte, realizan homenaje a Aristóteles Sandoval en la Plaza Guadalajara

Para honrar su vida y no su muerte, este martes en la Plaza Guadalajara se realizó un homenaje en memoria del ex gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, al casi cumplirse un año de su asesinato en Puerto Vallarta. Su viuda, Lorena Arriaga lo describió como un hombre apasionado, de familia y quien murió feliz cumpliendo sus sueños.

«Y al traerlo a Guadalajara para sus funerales, me encontré con algo inesperado: un Jorge impecable, de barba y cabello perfectos, como era usual, y con una eterna sonrisa, sí, una gran sonrisa; me preguntaba en ese momento por qué motivo se sonreía, no podía creerlo, le pedí que se fuera en paz, que todo estaría bien aquí, pero él ya estaba en paz, eso me decía su cara. Pienso que cuando supo que serían sus últimos segundos, él reaccionó y sonrió; solo puede haber dos motivos: quería seguir haciéndonos felices dejándonos tranquilos de que no sufrió y de que estaba satisfecho por lo vivido.»

Cerca de mil personas acompañaron este homenaje frente a la Catedral de Guadalajara, sobre todo familiares, amigos, e integrantes de su gabinete y equipos de trabajo, quienes con veladoras ingresaron a la misa para recordarlo.

Su mamá, la señora Sagrario Díaz, fue quien pidió justicia para su hijo. Visiblemente conmovida, pidió que se le recuerde por sus obras en Guadalajara y en Jalisco.

«Otra de las cosas que quiero pedirles es que sigamos clamando por justicia para que este crimen no quede impune, y sobre todo por justicia divina, porque a esa si nadie escapamos.»

Uno de los oradores fue el rector de la Universidad de Guadalajara, Ricardo Villanueva Lomelí, quien recordó el momento cuando el entonces presidente de Guadalajara se negó a que en el Centro se construyera un Macrobús, y ahora está el resultado de una Línea 3 del Tren Ligero, que fue resultado de las gestiones con el Gobierno Federal y que puso todo los recursos «sin necesidad de pelearse».

También agradeció el buen trato que siempre recibió la Universidad de Guadalajara de su parte, porque no dejaba de reconocerla como su alma matter.

Por su parte, el presidente municipal de Guadalajara, Pablo Lemus recordó varias de las anécdotas vividas con Sandoval Díaz, tanto cuando estuvo en COPARMEX como ya siendo presidente municipal de Zapopan, casos como el rescate de Colomos III, con un operativo que permitió regresarlo ahora como un parque, al igual que El Polvorín, así como la construcción del Viaducto del Centro Universitario frente al CUCEA, donde el objetivo fue pensar en el peatón y que nunca más un estudiante muriera atropellado por un camión.

Haremy Reyes